Si bien la ciudad de Palermo es bastante económica en sí, podemos encontrar muchas buenas opciones para comer barato y sin renunciar al buen comer.

Arancina – Todo un clásico del “fast food”, es una croqueta de color anaranjado debido al uso del azafrán, rellena de arroz, queso, carne con tomate (ragu) en su interior. En el centro hay muchos lugares donde probarlo, lo encontraremos en “rosticcerie” como el KePalle, Bar Massaro, Bar Oscar, Antico Caffè Spinnato, Bar Touring. En este último más que croquetas son croquetones o bombas de 400gr de arroz. Precio: entre 1,5 y 2 euros la unidad.

Briosche al gelato – No apto para el que esté a dieta, esta delicia sustituye una comida o una cena. Uno de los mejores sitios donde probarlo es en la Brioscià, hay varios en la ciudad. Es una heladería y puedes escoger, como siempre, cono o tarrina pero la diferencia es si escoges el briosche: los hay de chocolate, naranja, canela y el normal. Cualquiera de ellos es brutal. Nosotros nos partimos uno de naranja relleno de yogur y frutos del bosque con trocitos de galleta, para los apasionados del chocolate hay multitud de opciones. Precio: 2,70 la unidad.

Aperitivo – Es todo un clásico en la vida italiana, acabar las tardes con un spritz u otro aperitivo acompañado de algo de comida. Normalmente se sirven entre las 18.30-21.30 y hay lugares donde coges lo que quieres tipo buffet y, en otros, te sirven un plato variado. Aunque para los italianos no es un sustitutivo de la cena (pues no abusan), para los turistas es una buena manera de ahorrar viajando. Los bares con aperitivo tipo buffet me parecieron muy turísticos por lo que acabamos en un bar con opción de aperitivo mixto vegetariano por 10€ con la bebida. Se llama TetaThè.

Focaccia – Si nos encontramos en el centro cerca de la Basílica San Francesco d’Assissi podemos hacer una pequeña pausa en una antiquísima focacceria en la misma plaza, la Antica Focacceria San Francesco. La terracita es muy agradable. Sant Francesco. Precio: 3-4 euros la ración.

Panini – Una de las cosas que más me gustan de Italia es que, creo que no se hacen en España (y digo creo porque quizá se hace si lo pides pero no es algo habitual), si encuentras una charcutería con pan puedes pedir que te hagan un panini. Lo rellenas con lo que tienen en la charcutería y, aunque lo mejor es dejarse aconsejar, una buena mortadella y un queso pecorino suave nunca fallan. Precio: 5 euros para dos personas. En el el mismo mercado de Ballarò.

Pasta – Para los italianos un plato de pasta es un primero en toda regla y en Palermo encontrarás que el plato puede costar 6-7€. En Ferro di Cavallo puedes degustar una exquisitez de pasta a la marinara (con frutos del mar sin escatimar) o gattonero (spaghetti envueltos con berenjena y queso) por 6€ cada plato, si añadimos el cubierto (1€ por persona) y algo de beber pagaremos 10-12€.

Como has podido ver, si tenemos poco tiempo y/o poco presupuesto encontraremos muchas buenas opciones para comer barato en Palermo.