Ruta a pie por las plazas de Gracia

En esta ruta descubriremos las incansables plazas de la Vila de Gracia, sus recuerdos, sus historias y su vida. Un recorrido muy interesante por una parte de la ciudad que tiene otro punto de cocción respecto al del resto de la ciudad.

Descripción

Ruta a pie por las plazas de Gracia

En el distrito de Gràcia se respira un aire distinto al resto de Barcelona. Es como una ciudad dentro de una ciudad. Sus gentes no dicen: “Soy de Barcelona”, dicen: “Soy de Gràcia”. De hecho, Gràcia fue un pueblo totalmente independiente de Barcelona hasta 1897. La vida en Gràcia es diferente. Prueba de ello es la actividad vecinal que hay, que queda plasmada en la Fiesta Mayor del barrio: decoran todas las calles, cada una a su manera, y al final hacen un concurso.
Pero, ¿cómo se puede ser el barrio más vivo sin plazas? Imposible, por eso tiene 15. Importantes todas. Llenas de historia, de cuentos, de vida y de muerte. La más importante y notoria es la Plaça del Diamant (Plaza del Diamante),  que tiene el mismo nombre que la novela de la escritora de prestigio internacional Mercè Rodoreda. Piérdete en sus calles como un buen lector se pierde entre las páginas de su obra. En esta plaza Mercè Rodoreda escribía la vida de Colometa. De hecho, hay una escultura dedicada a la protagonista.
Pero hay más plazas. Muchas de ellas sirvieron como refugio antiaéreo durante la Guerra Civil Española. Todo un calvario para los ciudadanos: hombres, mujeres y niños corrían al oír las sirenas para poder salvar sus vidas. No obstante, hay plazas menos tristes, como la Rius i Taulet, con un gran campanario, o la Plaza del Sol, centro lúdico y de reunión para hacer el café. Y después de tomar el café, sentarse en los bancos de la Plaza de la Revolución a la sombra de los árboles es la opción más inteligente para hacer una buena digestión.

Ruta general

En esta ruta descubriremos las incansables plazas de la Vila de Gracia, sus recuerdos, sus historias y su vida. Un recorrido muy interesante por una parte de la ciudad que tiene otro punto de cocción respecto al del resto de la ciudad.

Tiempo requerido

4.8km || 1h 40 min de recorrido

Mejor momento para hacerla

En realidad no hay un mejor momento para hacer este tour. Se trata de callejear por Gràcia, así que no tendrás que entrar en ningún local ni hacer colas. Si lo visitas durante sus fiestas, verás todas las calles decoradas, cada una con un motivo distinto. El ajetreo será constante e incluso agobiante, pero es un must see.

Inicio de recorrido

  • Metro: Joanic (L4)

Fin de recorrido

  • Metro: Diagonal (L3, L5)

¿Qué ver y hacer en Gracia?

  • QUÉ VISITAR

Si vienes del tour Park Güell, baja por la calle Larrard y después por la calle Torrent de les Flors y empieza el Tour por la Plaza Rovira y Trias.
El mejor lugar para empezar este tour es la parada de metro de Joanic (L4) que te dejará cerca de la plaza con el mismo nombre.

PLAZA D’EN JOANIC (V1)
Esta plaza está dedicada a Francesc Pi i Margall, un político, filósofo, jurista y escritor español, que fue presidente de la Primera República Española entre el 11 de junio y el 18 de julio de 1873. Se vio obligado a dimitir por la fuerte oposición de algunos grupos. Centrándonos en la plaza en sí misma no hay mucho que destacar. Una zona central de arena rodeada de bancos y sillas, dos mesas de ping pong, un pequeño parque y la entrada a un parking subterráneo de vehículos.

Cojamos ahora la calle del Torrent de les Flors en el sentido contrario a la circulación y llegaremos a la plaza Rovira i Trias.

PLAZA DE ROVIRA I TRIAS (V2)
La plaza Rovira i Trias está dedicada a Antoni Rovira i Trias, concejal, diputado y arquitecto municipal de Barcelona nacido en Gràcia. Pese a ser el ganador del concurso municipal para modificar el barrio de l’Eixample en 1859, al final se hizo el plan urbanístico de Ildefons Cerdà. También se le conoce por crear el cuerpo de bomberos de la ciudad. Por ello, tras su muerte por un derrame cerebral, fue honrado por éste. En medio de la plaza encontrarás su figura a tamaño real hecha en hierro sentada en un banco de piedra. Con semblante serio y manos sobre las rodillas, impone cierto respeto. El significado detrás de la figura no deja de ser filosófico. Tras años de trabajo, decide descansar en la plaza que tantas veces recorrió. Si quieres, siéntate junto a él a descansar. Verás, como él, gente pasando a buen ritmo.

PLAZA DEL NORD (V3)
La plaza del Nord fue construida en 1851 antes de la anexión del pueblo de Gràcia a Barcelona. Cobra gran importancia en la plaza una fuente con el antiguo escudo de Gràcia (un lirio dentro de una elipse enmarcada por dos ramas de laurel). 100 años de historia que no pesan, pues la remodelación de 1999 ha marcado un papel clave en su conservación. También en la plaza se aprecia el edificio de Els Lluïsos de Gràcia, un edificio cultural. Fíjate en el curioso reloj de sol de la fachada. ¿Habíais visto algo igual antes?

GRAN DE GRACIA (V4)
La calle Grande de Gracia es una de las más importantes de toda la Vila de Gracia. Perpendicular al mar, va desde Plaza Lesseps hasta la Diagonal, paralela a Via Augusta. Un eje comercial importante, ya que coge el mayor número de tiendas de Gracia. La calle está siempre llena de gente, con ajetreo, con ruido y con vida. Se combina ambiente señorial con otros ambientes más urbanos. No olvidemos que era la calle principal de lo que fue un pueblo independiente de Barcelona, por eso tiene vida propia y todavía hoy funciona con independencia del resto de la urbe.

CASA VICENS (V5)

PLAZA DEL DIAMANTE (V6)
Si por algo es conocida Gràcia es por la Plaça del Diamant. La Plaça del Diamant es el título de la flamante novela de la escritora Mercè Rodoreda, ambientada en la Barcelona de la posguerra. De hecho, en la plaza encontramos una escultura de Xavier-Campeny en recuerdo a la Colometa, la protagonista de la novela.
Esta misma plaza oculta un refugio de la guerra civil española. Las obras de la plaza pretenden dar mayor protagonismo tanto al refugio como a la obra de Rodoreda.

PLAZA DE LA VIRREINA (V7)
La plaza nació como tal en el año 1878, ocupando el lugar que había albergado la torre de veraneo llamada de la Virreina y su correspondiente jardín, construida por orden del virrey Manuel Amat, quien también se hizo construir en plena Rambla en 1773 un palacio conocido como Palau de la Virreina y que fue esbozado por él mismo.
Actualmente, la plaza es una de las que tiene más vida del barrio. Su ubicación en pleno corazón hace que siempre haya movimiento, sobre todo en el local con el mismo nombre. Los domingos la plaza está llena con gente desayunando en la terraza (el lugar no destaca por sus buenos precios) y niños correteando. Algunos de ellos, también se organizan mercadillos de casi todo. Tras la remodelación de 1999 con diferentes tipos de árboles, la plaza ha cogido un tono más íntimo que transmite nada más llegar. La fuente del centro, con una estatua encima, también fue remodelada y destaca por su antiguo escudo de la villa de Gràcia. Subiendo por el lado izquierdo, encontramos una placa recordando al excepcional gimnasta de Gràcia Joaquín Blume, que murió en un accidente de avión junto a su mujer y el equipo español. El vuelo no dejó supervivientes. Blume también es recordado en los jardines de Joan Brossa, con una escultura de Nicolau Ortiz.

IGLESIA DE SAN JUAN DE GRACIA (V7)
Hablemos ahora del elemento más destacado de la plaza. La iglesia de Sant Joan fue promovida por los feligreses de Gràcia, ya que alrededor de 1870 no tenían ninguna parroquia. Fue en el 78 cuando el Ayuntamiento de Gràcia adquirió el palacio de la Virreina y su terreno y se empezó la construcción. Destaca la capilla del Santíssim de estilo modernista y el altar sacramental y los murales del mismo.
Santa Creu, 2

PLAZA DE LA REVOLUCIÓN DE SETIEMBRE DE 1868 (V8)
La Plaza de la Revolución de septiembre de 1868 es una plaza que conmemora el levantamiento revolucionario español que se llevó a cabo para destronar a Isabel II. La plaza es un guiño al carácter revolucionario y reivindicativo que siempre ha tenido el barrio, aunque el ambiente de la plaza despierte otra sensación. Terrazas, bares, un lugar de juegos para los pequeños del barrio… Lo más cerca que estarás de una revolución en esta plaza es de las letras que contiene la palabra. Situados a la derecha, de norte a sur se lee la palabra “revolució” (revolución en castellano). A ver si consigues leer la palabra completa.

PLAZA JOHN LENNON (V9)
La Plaza de John Lennon es un tributo a uno de los mayores artistas musicales que el s. XX ha visto. El cantante de los Beatles nació en Liverpool en 1940 y murió en New York en 1980, asesinado a tiros por un fan loco. Hay una placa en la calle que lo explica. El homenaje se centra en el papel que tuvo Lennon en introducir la paz como valor.
La lucha por el pacifismo de Lennon queda plasmada en muchas de sus canciones, ya no sólo con los Beatles, sino en su posterior carrera en solitario. Su imagine es el himno de la paz internacional (no oficial) y su “Give peace a chance” también ha sonado en muchas manifestaciones pacifistas. De hecho, hay una placa conmemorando esta canción en particular.
La plaza se creó en 1993 (es muy nueva) en un proyecto urbanizador que remodeló el barrio de Gracia, y es un ambiente tranquilo y agradable, sin más peso histórico que el del cantante inglés.

PLAZA DEL POBLE ROMANÍ (V10)
La Plaça del Poble Romaní es importante por la gran chimenea que reside en ella. Es el recuerdo de la época industrial en la Vila y en su base hay una inscripción que reza: Gracia al señor Francesc Puigmartí i Caparà que instaló en 1839 la fábrica textil con el nombre de Vapor Nou.
La industria textil en Cataluña fue uno de los sectores que más peso tuvo en la particular Revolución Industrial catalana. Todavía hoy los vecinos recuerdan las vivencias de sus antepasados y la importancia que tuvo esa fábrica llamada Vapor Puigmartí. Empleaba a mucha gente del barrio e incluso fue visitada por la reina Isabel II. La importancia de las fábricas en la Vila de Gracia hay que hallarla en que, en el s. XIX, era un pueblo independiente de Barcelona, pero muy cercano. A eso hay que sumarle las altas tasas que había que pagar en la ciudad condal para establecer una factoría.
Dos años antes que Vapor Puigmartí se estableció Vapor Vilaregut. Por eso, la fábrica cuya chimenea persiste al paso del tiempo era conocida como Vapor Nou (la de Vilaregut era la vapor vell). El peso de la industria y volumen de trabajadores (cerca de 500) no riñe con que no hubiera conflictos obreros con la misma. En 1855 el señor Puigmartí sufrió un intento de asesinato, y antes la fábrica había estado en el blanco de los anarquistas, que la querían incendiar. Sin embargo, no hizo falta la mala voluntad para que Vapor Puigmartí ardiera. Lo hizo en 1876 y el fuego lo transformó todo en cenizas. Tras el incendio, fue desmantelada y el espacio se aprovechó para construir pisos y lo que acabaría siendo el mercado de la Abacería Central.
La Vila ha seguido evolucionando, pero la gran chimenea sigue recordando la industria y las fábricas de la zona, que son las causantes de los nombres de las calles de los alrededores, como la calle Libertad, Fraternidad o Progreso, que no era otra cosa que el reflejo de el sentimiento obrero que poblaba las casas situadas al lado de la fábrica.

PLAZA DEL RASPALL (V11)
La Plaça del Raspall es una plaza única en toda la ciudad. Es donde reside la mayor comunidad gitana de Barcelona. En esta plaza se forjó la rumba, una deriva del ritmo flamenco y gitano, cuyo mayor artífice fue Antonio Gonzalez el Pescaílla. Otro de los cantantes más importantes de rumba catalana ha sido el Gato Pérez. Como ves, cada cantante tiene un mote, que es el nombre que se les ponía por ser el hijo de fulanito o haber hecho tal o cual cosa. No se entiende la rumba sin Barcelona y más concretamente, sin Gracia. Es por eso que cuando entras en esta plaza parece que viajes a otra ciudad porque es totalmente otro ambiente. Y este escenario queda plasmado durante las fiestas del barrio. Todas las calles son decoradas por los vecinos y hay fiestas y parrandas hasta la madrugada. En las calles hay conciertos normalmente de música pop-rock, pero en el Raspall hay rumba y flamenco.

PLAZA DEL SOL (V12)
La Plaza del Sol es una de las plazas con más vida, tanto de día como de noche. De día se respira tranquilidad, gente tomándose un café y leyendo la prensa diaria, por las tardes alegría gracias a los músicos que dejan caerse por allí y por la noche desenfreno por las noches de ruido y borracheras tanto de locales como extranjeros. Respecto a los elementos de la plaza, destaca una escultura de Joaquim Camps llamada Astrolabi, que representa un reloj de sol que marca los 12 signos del zodíaco, y una antigua marquesina.

Después de atravesar Travessera de Gràcia y por cualquiera de las callecitas que se entrecruzan se llega a la plaza Rius i Taulet, auténtico centro administrativo e histórico del barrio.

PLAZA DE RIUS I TAULET O DE LA VILLA DE GRACIA (V13)
Rius i Taulet es uno de los alcaldes más importantes que ha tenido Barcelona. Lo fue 4 veces, en una de las cuales promovió e impulsó la Exposición Universal de 1888. Hasta 2009 tuvo su propia plaza en el barrio de Gracia, aunque posteriormente ha pasado a llamarse  Plaça de la Vila (del pueblo), pero los vecinos de Gracia la llaman la Plaza de Oriente.
En la plaza se encuentra la Casa de la Vila, el antiguo ayuntamiento del pueblo que fue Gracia. Era y es el centro administrativo del barrio. Sin embargo, ahora ya no es lo más importante que hay en el lugar. Destaca, por encima de la Casa de la Vila, la Torre del Reloj, y también hay una escultura dedicada a los castellers. Los castellers (traducido sería castilleros) son estructuras formadas por personas que, unas de pie encima de las otras, crean un castillo humano (de ahí el nombre) que puede llegar a los 20 metros. Es todo un arte y una tradición arraigada a Cataluña Patrimonio de la Humanidad. Una de las tradiciones más vivas en la que esfuerzo, confianza y colaboración son tan necesarios como la ilusión para levantarse hacia el cielo. El monumento rinde homenaje, además de a todos los castellers de Cataluña en general, a los del barrio de Gracia en particular.

TORRE DEL RELOJ (V13)
La Torre del Reloj es el otro gran protagonista de esta escena estática tan duradera. Es también conocida como el campanario de Gracia, y es uno de los símbolos más característicos del barrio. El campanario fue construido por Antoni Rovira i Trias, aunque la maquinaria y el reloj en sí con sus cuatro esferas fueron obra del suizo Albert Billeter. La vinculación entre Billeter y los relojes es fundamental, ya que fue el impulsor de los relojes eléctricos en España. Al reloj se accede a través de una escalera en forma de espiral que está dentro de los 33 metros y medio de estructura del campanario octogonal.
El motivo de la construcción es claro. No había ningún campanario en todo Gracia que fuera tan alto como para que todo el mundo pudiera ver, desde cualquier lugar, qué hora era. La solución era fácil. Construir un enorme reloj. Hay que tener en cuenta que tiene más de 140 años y, para la época, era de proporciones desmesuradas. Su campana más grande es conocida con el nombre de Marieta y está decorada con el escudo de Gracia, San Isidro, la Madre de Dios de Gracia y el Santísimo Sacramento.
El reloj es un símbolo del nacionalismo del barrio de Gracia, pues ha sido un icono de resistencia en las muchas revueltas que ha habido en Barcelona en general y en este barrio en particular. Además, en la exposición de 1929 la presión popular evitó que las campanas se fundieran para hacer un campanario en Plaza España, donde se celebró la Exposición.

Nos dirigimos ahora al Hotel Casa Fuster. Recomendamos entrar, pero si decides ir a tomar algo en la cafetería ten en cuenta que los precios son muy altos. Mejor evitar la parada.

HOTEL CASA FUSTER (H1)
Este edificio modernista se encuentra al principio del elegante Paseo de Gracia de Barcelona. Cuenta con sauna, gimnasio y terraza en la azotea con piscina y excelentes vistas. El lujoso Casa Fuster, un auténtico monumento, fue construido en 1908, por orden la familia burguesa Fuster, por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner. Su obra, incluido el hotel, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es considerado uno de los edificios más costosos de la ciudad, debido a los caros materiales, como el mármol, el vidrio y la pizarra.
Si te pones enfrente del edificio, en la calle Jesús, podrás ver dos letras: CF. Igual piensas que es “casa Fuster”. Pues no, son las iniciales de la propietaria de la casa: Consol Fabra, la mujer de Mariano Fuster, quien mandó construirla como regalo. Eso sí es amor. Aunque bueno, ahora no es propiedad de la familia Fuster, sino del dueño del hotel de lujo en que se ha convertido.
Passeig de Gracia, 132

JARDINETS DE GRACIA (V14)
Los Jardinets de Gracia son unos jardines que se encuentran por encima del Paseo de Gracia, a su cruce con la Diagonal. Es un pequeño espacio verde que sirve como frontera natural entre el barrio de Gracia y l’Eixample. Desde aquí es desde donde suelen empezar las manifestaciones que recorren todo el Paseo de Gracia. Antes, había sido un foco de protesta político-social, aunque ahora ya está más calmado. Desde el hotel Casa Fuster tienen unas magníficas vistas de este espléndido oasis en la parte alta de la ciudad. Enfrente del hotel nos encontramos un bloque de edificios en los que vivió Salvador Espriu, un escritor catalán del s. XX que le da nombre a los jardines en los que te encuentras.
Passeig de Gràcia, 116

CINCO DE OROS (V15)
Cinc d’Oros (Cinco de Oros) es como se conoce popularmente a la plaza Juan Carlos I, en el cruce entre la avenida Diagonal y Paseo de Gracia, por la semejanza de la plaza a esa carta de la baraja española. Las luces de las cuatro farolas y la rotonda central producen esa sensación. En el centro del cruce hay un obelisco (llamado popularmente lápiz) que fue fuente de polémica. El monumento estaba dedicado al republicano Pi i Maragall y encima de él se puso una escultura con un ramo de laurel, símbolo de la República. Se inauguró en 1936 y, obviamente, tras el inicio del gobierno franquista, se sacó tal escultura y se puso en su lugar otra de Frederic Marés en la base así como una águila imperial encima del obelisco. Actualmente, y para evitar confrontaciones ideológicas, se conserva solo el obelisco.
Respecto al nombre oficial de la plaza, es un homenaje a Juan Carlos I, rey de España, por la gestión en el intento de golpe de estado de 1981.
Realmente la plaza no tiene demasiada relevancia turística, pero como es un lugar de paso para cualquiera que visite Barcelona, ¿por qué no conocer su historia?

CASA DE LOS PINCHOS O CASA TERRADES (V16)
La casa de los pinchos, de Puig i Cadafalch, recuerda al palacio de Walt Disney, por estas torres puntiagudas, 6 en total, o a un castillo medieval. Lamentablemente no se puede visitar, pero te puedes entretener buscando inscripciones en los ladrillos. La más famosa es la que pone “Sant Patró de Catalunya, torneu-nos la llibertat” (Santo Patrón de Cataluña, devúelvenos la libertad).
Avinguda Diagonal, 416-420

Puedes conectar ahora con el tour “Eixample, Paseo de Gracia & Rambla Catalunya” o la ruta por la “Sagrada Familia & Hospital de San Pablo

  • COMER & BEBER

R1. Mama’s Café || R2. Pepa Tomate || R3. Kuai Momos || R4. Kibuka || R5. Botafumeiro || R6. C’era una Volta || R7. Casa Palet || R8. Antigua || R9. Giardinetto || R10. Flash Flash || R11. Cinc Plats || R12. Kilo || R13. BocaGrande || R14.Nomo || R15. L’EGGS by Paco Pérez || R16. Con Gracia || R17. La Pepita

  • TIENDAS

S1. El Corte Inglés || S2. El Triangle || S3. Apple Store || S4. Furest || S5. Bel & cia || S6. Bulevard Rosa || S7. Bimba & lola || S8. Colmado J. Murria || S9. Superdry || S10. Hoss Intropia || S11. Santa Eulalia || R7. Jaime Beriestain || S12. Vinçon || S13. Bow-Tie || S14. Jofré || S15. Verde Esmeralda || S16. El Ganso || S17. QK-BCN || S18. Dolores Promesas || S19. NKN – Nekane || S20. Jorge juan || S21. Mad || S22. Colmado Quilez || S23. New Balance

  • VIDA NOCTURNA

N1. Bling Bling || N2. Sutton Club || N3. Costa Breve || N4. Otto Zutz

  • HOTELES

H1. Hotel Casa Fuster