Ruta del Chocolate en Barcelona

Aprende la relación de Barcelona con el mundo del cacao y del chocolate con este tour. ¡Empieza a salivar y disfruta de Barcelona mientras comes chocolate!

Descripción

Ruta del Chocolate en Barcelona

Barcelona cuenta muchas historias, las hay de todos los colores y sabores. Pero esta es de color marrón y dulce. Muy dulce. Con este recorrido vas a aprender la relación que tiene la capital catalana con el mundo del cacao y del chocolate. Y es que hay mucho más de lo que te imaginas. Además, están incluidas en esta ruta las mejores chocolaterías, pastelerías, bombonerías y otros locales que tienen como denominador común ese placer sucedáneo del cacao. Empieza a salivar y disfruta de Barcelona mientras comes chocolate. O disfruta del chocolate mientras te comes Barcelona.

 

Mejor momento para hacerlo

Hay que hacer una comida ligera y pronto para que de tiempo de visitar el Museo del Chocolate y merendar 1, 2, 3 veces… o las que hagan falta y, si se te hace tarde, cenar también. En verano todo lo que puedas comprar se deshará con facilidad.

Tiempo requerido

4,6km | 1h 35min de recorrido + tiempo que tardes en comer 😉

EL TOUR

Introducción

Barcelona es la cuna del chocolate. Como bien sabrás, este alimento vino de América y lo trajo Colón bajo el brazo en su regreso. Barcelona, el puerto de llegada, es donde desembarcaron los barcos llenos de tomates, patatas, chocolate y otros productos del Nuevo Mundo. Es desde aquí que se exportó al resto de Europa y es gracias a esta ciudad que hoy conocemos este placer comestible.

Se dice que Hernán Cortés fue recibido, durante su conquista de México, como un Dios que había bajado a la tierra, y el emperador de la época le dio a beber chocolate en vaso de oro. La receta de entonces era amarga y picante, pero Cortés se dio cuenta rápidamente de sus propiedades energéticas. En posteriores viajes hacia América, cuando ya habían empezado las Misiones, fue cuando las religiosas del convento de Oaxaca mejoraron la receta, añadiendo ingredientes para edulcorar su sabor. Fue a través de los religiosos que la forma de elaborarlo mejoró, pues su alto contenido calórico era ideal para tomar mientras se ayunaba. En muchos claustros de España se creó una estancia llamada la chocolatería donde se tomaba este alimento.

Pero para que el chocolate llegara a la monarquía y nobleza se le tuvieron que atribuir propiedades afrodisíacas y vigorizantes. Dicho y hecho. Aquí es cuando nace el protocolo de tomar chocolate en recepciones y recibimientos de la corte. Se acompañaba esta bebida (se tomaba a la taza) con otros dulces. Así nació la chocolatada. El chocolate se había convertido en un alimento de lujo, algo reservado para grandes celebraciones como bodas y bautizos, que enloquecía a quien lo tomaba, por la novedad, la exclusividad y, obviamente, el sabor. Existe el testimonio del Baró de Maldà sobre las costumbres de elaboración y consumo del chocolate de finales del s. XVII y principios del s. XVIII a través del cual se ha podido constatar y elaborar la biografía de este alimento.

Las recetas iban mejorando cada vez más, y la moda fue propagándose por las cortes de distintos países: Francia y Austria (Imperio Austrohúngaro). En Versalles, Francia, en el s. XVIII gustó tanto esto de tomar chocolate en palacio que lo cortaron en trocitos pequeños para ponerlo a disposición de los nobles en cualquier momento del día. Era algo tan bueno, que era dos veces buenos: en francés, bon bon. Y del s. XVIII pasamos al s. XIX, donde la Revolución Industrial lo empezó a producir en cadena para abastecer no sólo ya a la nobleza sino a la burguesía. Y como fue en Barcelona donde llegó por primera vez, el destino quiso que también fuera donde se creara la maquinaria para producir las tabletas de chocolate.

Esta es la historia del chocolate y su relación íntima con Barcelona. Si te has quedado con ganas de más, en el museo que tiene dedicado encontrarás un relato más extenso además de un chocolate exquisito.

 

Lugares del tour

  1. Museo del Chocolate
  2. Fábrica de Dulces P. Maurí – La Bàscula
  3. Pastelería Hofmann
  4. Pastelería Brunells
  5. La Colmena
  6. Palau Maldà
  7. Bombonería Fargas
  8. Calle Petritxol
  9. Xocoa
  10. Granja La Pallaressa
  11. Granja Dulcinea
  12. Pastelería Escribà
  13. Bombonería Bellart Xocolater
  14. Granja Viader
  15. Cacao Sampaka
  16. Casa Amatller