Qué ver y hacer en Greenwich Village

Descripción

Greenwich Village es un antiguo pueblo (hoy un distrito más de Londres). Puedes pasar allá un día entero o una mañana. Es un lugar con increíbles vistas y lleno de historia. Por cierto, Greenwich no significa, como tal vez pueda parecer, “bruja verde”. Es “Green village” en sajón antiguo. Así que ya sabes que el suelo que estás pisando antes eran verdes campos.

Al bajarnos en la Estación de Greenwich tal vez nos de la sensación de que hemos hecho un viaje a través del tiempo, porque el lado de la misma está el Clocktower Antiques Market, uno de los anticuarios más famosos de la ciudad.

Ruta general

Este distraído tour te llevará por zonas tan entretenidas como el mercadillo de antigüedades de Greenwich o el que ha sido en 2012 el Estadio Olímpico O2. Ten en cuenta que el Parque de Greenwich siempre te quedará cerca, para que puedas descansar en una zona verde. Disfruta de la zona que está en la mitad de la Tierra.

Tiempo requerido

2 km// 40 min de recorrido + National Maritime Museum (1-2h)

Mejor momento para hacerla

No hay mejor horario para hacer este tour. ¡Hazlo cuando te apetezca! Con sol es muy agradable.

Consejos

Antes de salir mira la predicción del tiempo por si vas a necesitar un paraguas, que es lo más probable.

Conexiones / Cómo llegar

Greenwich está a sólo 20 minutos del centro de Londres, en la zona 2 de la red de viajes de Londres. Es fácil llegar hasta aquí mediante un barco por el río, Docklands Light Railway (DLR), tren o autobús. La línea Jubilee también llega a North Greenwich, sede del O2 y a un corto trayecto en autobús del centro de la ciudad. Básicamente hay 3 modos de ir:

  • Se puede coger una golondrina que sale del embarcadero de Westminster Bridge hasta el embarcadero de Greenwich. Dura aproximadamente unos 45 minutos, pero el trayecto pasa rápido viendo los impresionantes edificios que alberga el Támesis en sus orillas. Cuesta aproximadamente unas 8 libras.
  • Se puede ir en metro hasta Bank (central line) y con el DLR (vale la Oystercard) hasta la parada de Cutty Sark, trayecto desde el cual podrás ver los rascacielos de Canary Wharf y los muelles (docks) con sus antiguos almacenes donde se descargaba el té, ahora remodelados y convertidos en exclusivos apartamentos de lujo. Se puede viajar a Greenwich en tren de Charing Cross, este de Waterloo, Cannon Street y el Puente de Londres.
  • La gente aventurera puede viajar de Royal Docks a North Greenwich por Emirates Air Line teleférico y luego tomar un autobús hasta Greenwich centro de la ciudad, aunque sinceramente no lo recomendamos.
    – Docklands Light Railway: 020 7363 9700
    – Transport for London 0843 222 1234 (5p por minuto)
    – Thames Clippers
    – Emirates Air Line teleférico

LUGARES PARA VISITAR EN GREENWICH

GREENWICH MARKET Y CLOCKTOWER ANTIQUES MARKET

El Clocktower Antiques Market es uno de los anticuarios más famosos de la ciudad. En él encontrarás objetos de época y retro. Quien compra ahí se lleva no solo lo que compra, sino un pedazo de historia. Más adelante está otro mercado, un poco más moderno, y con todo el futuro por delante. De hecho, es lo único seguro del futuro de Londres ya que tiene, por lo menos, los siguientes 700 años garantizados. ¿Por qué? Bien, en el año 1700 los miembros de la Comisión del Hospital de Greenwich le dieron permiso para que se mantuviera en el lugar los siguientes 1000 años. Han pasado solo 300…

El Greenwich Market abre seis días a la semana, de martes a domingo de 10 a 17:30. Cada día se venden cosas distintas y, normalmente, las antigüedades se concentran los jueves y viernes.

CUTTY SARK

El Cutty Sark era uno de los barcos más rápidos que se conocen de su tiempo. Era una embarcación clíper, es decir, de 3 o más mástiles y muchas velas, lo que le daba esa velocidad que superaba con creces a los barcos de vapor. El nombre, a su vez, se lo debe a Robert Burns, el mayor poeta escocés de todos los tiempos, que bautizó así a una bruja bailarina en uno de sus poemas. El nombre es, por lo tanto, una metáfora. El barco era tan sutil que parecía que bailaba con las olas como la bruja bailarina. El Cutty Sark cubrió importantes rutas del te entre China e Inglaterra y después hizo lo mismo con la lana de Australia. En 2007 sufrió un importante incendio mientras era restaurado y ahora se está restaurando profundamente.

GREENWICH FOOT TUNNEL

El Támesis no solo se puede cruzar por encima a través de un Puente. Aquí está un túnel que te lo permitirá hacer subterráneamente, o subacuáticamente mejor dicho. Fue construido por los cargueros que pasaban todo el día cargando y descargando los barcos que llegaban al puerto. Para ser mas ágiles se les ocurrió hacer un túnel para estar al otro lado rápidamente. ¿Por qué? Pues porque así podían amarrar en las dos orillas y las mercancías de los que llegaban podían llevarse más fácilmente a los que zarpaban, por ejemplo. Y claro, un puente lo único que haría seria molestar porque los barcos se quedarían sin paso. El túnel está abierto y puedes cruzarlo tranquilamente para llegar a Dogs Island, donde está Canary Wharf.

Como la gente que suele cruzarlo se suele llevar una decepción, seguiremos esta ruta como si hubiésemos decidido no cruzarlo pues somos conscientes que pocos se animarán a ir a la otra orilla.

OLD ROYAL NAVAL COLLEGE

Esta enorme construcción barroca que ocupa el lugar donde estaba el palacio en el que nació Enrique VIII (el que se enfadó con el Papa), fue construida por Wren, el gran arquitecto de Londres, como residencia y hospital para los soldados heridos y retirados. De hecho, Enrique VIII y todos sus hijos (María I, Isabel I y Eduardo VI) nacieron en Greenwich y por eso se convirtió en el lugar favorito de los Tudor. Más tarde, en 1873 pasó a llamarse Royal Naval College (sin el “old”) y sirvió como reclutamiento de futuros soldados de la Armada Británica. Actualmente no tiene ningún uso (para indicarlo le pusieron el “old”) y tiene la entrada gratis para que la visites.

Detrás del Old Royal Naval College encontrarás la University of Greenwich, tal vez quieras echarle un vistazo. Sino continuaremos hacia la Trafalgar Tavern.

TRAFALGAR TAVERN

Sin lugar a dudas una residencia de soldados, ya sean veteranos o reclutas, es una buena localización para poner una taberna. Un negocio asegurado. Además de la bebida, Trafalgar Tavern era conocido en todo Londres por su plato más famoso: chanquetes fritos (whitebait, un pez muy pequeño). De hecho, hasta el 1883, más de uno y más de dos parlamentarios se iban a comer ahí después de trabajar. En la taberna Trafalgar se respira patriotismo, así lo indica su nombre ya lo dice y el monumento a Nelson en la entrada lo reafirma. Además, las visitas de Dickens y Wilkie Collins (el padre de la novela policíaca) le dan el prestigio que se merece.

TRINITY HOSPITAL

El Hospital de la Trinidad fue creado en 1613 por el Conde de Northampton, que descansa en la capilla del hospital. Con esta obra caritativa dio techo a 20 pobre hombres que, ya retirados, no tenían dónde caer muertos. El hospital aumentó la actividad cuando el Royal Naval College envió a los soldados heridos para que se recuperaran. Hoy en día el hospital no está en funciones y lo más cercano a un tratamiento médico sería la contemplación de sus jardines que te harán bien a la vista. Detrás del hospital se instaló en 1906 una estación eléctrica que, en caso de apagón, provee al metro de Londres unos vatios extra para que no cunda el pánico bajo tierra.

THE O2

TheMillenium Dome se construyó para dar la bienvenida al nuevo milenio y estuvo abierto del 1 de enero del 2000 hasta el 31 de diciembre. Fue un poco fracaso al principio porque fue menos gente de la que se esperaba. En 2005 cambió el nombre por O2, que es una compañía telefónica inglesa que pertenece a la española Telefónica SA. Tras su rebautizo, el distrito ha estado enfocado hacia el ocio y el deporte. Este gran domo (de ahí su primer nombre) ha albergado partidos de hockey, tenis (ATP) e incluso conciertos, como el de Bon Jovi en 2007. En Londres 2012 se celebraron las competiciones de baloncesto y gimnasia rítmica.

ROYAL OBSERVATORY

El Royal Observatory es el primer observatorio en Inglaterra construido para serlo (los otros no fueron concebidos como observatorio aunque a la práctica lo fuesen). Fue diseñado por Christopher Wren y fundado en 1675 por Carlos II, rey de Inglaterra. La antigüedad del edificio plasma la consciencia científica que se tenía en Inglaterra hace casi 400 años.

Su objetivo era medir el tiempo. Como debes saber, el meridiano de Greenwich es el meridiano 0. El tiempo empieza ahí y, como más lejos, más cambia la hora. Toda esta medición requería de un centro especialmente dedicado. Fue a partir de 1884 que el meridiano 0 se internacionalizó. Antes cada país tomaba por hora 0 la de su propia capital, pero se acordó en la Conferencia Internacional de Navegantes (pleno apogeo del Imperio británico) que sería Greenwich. Por eso, cada día a la 1, se levanta una bola naranja (time ball) para que los barcos sincronicen sus cronómetros.

El observatorio dejó de ser operativo con el tiempo y ahora alberga una gran cantidad de telescopios y otros instrumentos astronómicos, aunque, como medían el tiempo, la colección de cronómetros también es dilatada. De hecho, en su exterior hay uno de los cronómetros más precisos que existen, que marca la hora atómicamente. También hay un láser verde que simula el meridiano.

Tras haberte divertido estando en el meridiano 0, vamos a relajarnos a Greenwich Park. Dar un paseo sería una buena opción.

GREENWICH PARK

El parque de Greenwich cubre 73 hectáreas y es famoso por ser el primero amurallado de la ciudad. El Duque de Gloucester, hermano del rey Enrique V, hizo construir un gran muro a su alrededor, y una casita en medio, que más tarde acabó siendo el Palacio de Greenwich. En dicha casa se encontró una de las mayores colecciones de manuscritos de la Universidad de Oxford, que actualmente forman parte de la Biblioteca Bodleain (de las más antiguas de Europa y la más importante de Oxford, famosa popularmente desde su aparición en la película Harry Potter).

NATIONAL MARITIME MUSEUM

El Museo Marítimo Nacional inaugurado en 1937 es el museo marítimo más grande del mundo, con una colección de 2500 modelos de barcos y más de 750.000 mapas de los mismos, así como cualquier cosa que se lleve en los buques (cronómetros, boyas e incluso obras de arte relacionadas con el mar y la marina). Cada año entrega la medalla James Caird en honor al mayor benefactor del museo. Caird fue uno de los que financió el viaje de Shackleton a bordo del Endurance, la famosa travesía al Atlántico Norte en 1916. La medalla es entregada a quien el Consejo del Museo crea oportuno, de acuerdo con las premisas de haber hecho un trabajo notablemente importante en el campo de los intereses del museo.